Guardo la lluvia,
las manchas se diluyen,
las lágrimas se endulzan y el silencio no pregunta.

Guardo la lluvia,
infiernos que se apagan,
secretos confiados a un amor a prueba de agua.

Sólo guardo el agua de la lluvia, el aire tibio,
he soltado mis maletas, he vaciado mis bolsillos,
he empezado gota a gota a descontar.

Guardo la lluvia,
la que se lleva el barro y aclara los sentidos,
la que moja mis zapatos.

Guardo la lluvia,
la que mi cara lava, la que mi alma hechiza
y mi corazón rescata.

Sólo quiero que no pare de llover
mientras mi camino vuelvo a deshacer... otra vez.