Fui a coger de la mesita
mi jarabe para la tos... y no estaba.

No encontré mis zapatillas
¿dónde diablos dejé mis gafas?

Mi cabeza ya no es lo que era
y no puedo confiar en mis pies ni en mis piernas.

Tengo un cuerpo viejo, usado y fuera de garantía
pero aún puedo hacerte el amor cada día.
No puedo salir de casa sin llevar mis medicinas
pero aún puedo hacerte el amor cada día.

Tengo un pie más largo que el otro
y un pitido agudo en un oído.

Siento espasmos al andar,
temblores que no puedo controlar.