Trabajé por amor,
Por amor sufrí.
Pero ahora tengo el corazón de corcho,
De tanto rezar y de tanto soñar
Y de no conseguir nada de lo que pedí.
Es tan sencillo estar así,
Que cualquiera puede pensar que es normal em mi.
Pero yo he de hundirme o levantarme
Correr tras de ti o ser un invalido.
¡Que el cielo me mande relámpagos! Si sigo por este camino.
¡Que el cielo me mande relámpagos!
Y que el trueno me devuelva la fe.
Y si amanece y no sé, si estoy triste y porque.
Lucharé contra este tedio enfermizo
Beberé mucho más o dejaré de beber.
Robaré un banco, lo jugaré todo al poker.
¿Pero qué puedo hacer?
He dejado de creer.
La verdad no existe para mi,
Sólo apuesto por la duda.