Soy un barco en el desierto. Soy un plomo en el mar.
Soy una paja en el ojo. Soy la pólvora en remojo.
Soy el viento que no sopla, soy el que sopla en el bar.
Soy el que viene a la iglesia, para verte comulgar.
Soy la cabeza pesante, soy el pienso de animal.
Soy el que no duerme nunca y el que no se deja en paz.
Soy el que anda por las calles y no sabe a donde va.
Soy el que caza moscas aburrido de esperar.
Más solo que un loco paso los días esperando por ti.
Acabaré más loco que solo si no vuelves a por mi.
Soy el que busca algún signo y que persigue una señal.
El que atiende a sus instintos de andarse por las ramas.
Y el que nada con los sapos y salta con las ranas.
Y el que bebe por las tardes y miente en sus hazañas.
Soy el tercer ojo, soy el sexto sentido, soy el octavo pasajero.
Soy la quinta esencia, soy el séptimo sello,
Yo soy el que me hundí primero.