Sabes, que yo aún estoy loco por ti.
Ya ves, ni el cura cura mi locura esa vez.
Ya sé que hay otros que saben perder.
Pero yo, pienso que nunca lograré aprender.
Quiero volver a besarte y hacer el amor encima de la mesa del comedor.
¿Por qué te fuiste cariño?
Cambiaste mi destino por una ventana rota.
Y ya ves, las cosas no cambian aquí. Q
ue haga sol o que llueva, no importa amor mío sin ti.
Ahora sólo soy un extraño en el pueblo.
Soy mi propia sombra.
Un perfecto desconocido para mis amigos.
Y me emborracho en los bares de tapas.
Soy la vergüenza de la familia.
Pediré a Dios que esté conmigo,
Para ayudarme a encontrar el camino.